Que mejor manera de empezar el año que visitando la Catedral. Hemos estado en la cafetería de San Mames disfrutando de unas estupendas vistas del campo, de las fotos antiguas y de los equipajes, mientras hemos tomado un café y un pintxo de tortilla. Una mañana estupenda.