Este año, por primera vez, hemos celebrado la sanjuanada en el centro.

Hemos tirado la casa por la ventana y hemos invitado a todo aquel que ha querido acompañarnos en un día especial.

Nos reunimos en el patio, familiares, niños del pueblo, amigos y trabajadores, e improvisamos una hoguera a la que tiramos nuestros deseos con el convencimiento de que éstos se van a cumplir. Después llegó el momento más dulce de la tarde, la chocolatada popular, en la que todos pudimos disfrutar de la música y el buen sabor del chocolate en una muy grata compañía.