Suse es nuestra usuaria más veterana del Centro, diez años han pasado desde que vino por primera vez con sus maletas… y entre todas sus pertenencias, sus pinceles, lienzos, pinturas… Es una de las residentes que con su cariño, consejo, crítica y también mala leche nos ayudado a convertirnos en lo que actualmente somos.  Una relación estrecha que se ha ido forjando con el paso de los años y en la que tenemos muchas razones por las que darle las gracias. Por eso, hemos querido dedicarle esta jornada para homenajear su trabajo y dedicación ya también su persona.

Gracias Suse por todo!!